Bienvenido

La Notaría Pública número diez, perteneciente a la Décimo Novena Demarcación Notarial en el Estado de Veracruz de Ignacio de la Llave, con sede en la ciudad de Catemaco, inicia actividades el día quince de Febrero del año dos mil diez a cargo del Notario Público FERNANDO MENDOZA VILLANUEVA, quien tiene el compromiso de brindar un servicio notarial que dé seguridad y certeza jurídica a sus clientes, con la calidad y calidez que supere sus expectativas permitiendo gestionar de manera permanente la satisfacción del cliente.



Ir arriba

Visite Catemaco

Entre los bosques tropicales de la Sierra de los Tuxtlas en el estado de Veracruz, nos encontramos con Catemaco, pueblo lleno de misticismo y encanto único en México.

La fama mundial de Catemaco se debe en buena medida a la práctica ancestral de la brujería dentro de su comunidad de hechiceros, que es un componente importante de la cultura tradicional de la región y motivo de sobra para considerarlo la Meca de los brujos mexicanos.

Si bien la ciudad es frecuentada por miles de visitantes que siguen estas creencias, Catemaco te fascinará por sus diversos puntos de interés turístico caracterizados por paisajes llenos de pródiga vegetación en donde se han rodado filmes como Apocalypto. A continuación te mostramos lo más atractivo de este sitio encantado.

¿Que visitar?

¿Qué hacer?

¿Que comer?

¿Donde dormir?

¿Como llegar?

El notario

El notario (latín notarius) es, en términos generales, un funcionario cuya intervención otorga carácter público a los documentos privados, autorizándolos a tal fin con su firma.

Es un Ministro de Fe que garantiza la legalidad de los documentos que interviene, y cuyos actos se hallan investidos de la presunción de verdad, propia de los funcionarios públicos, estando habilitado por las leyes y reglamentos para conferir fe pública de los contratos y actos extrajudiciales, originados en el marco del derecho privado, de naturaleza civil y mercantil, así como para informar y asesorar a los ciudadanos en materia de actas públicas sobre hechos, y especialmente de cuestiones testamentarias y de derecho hereditario.

Ejercen asimismo una labor de custodia de documentos en los llamados protocolos de la notaría. El Notario está obligado, por ley y por ética profesional, a mantener la neutralidad en sus actos, lo cual lo distingue de los abogados postulantes, quienes deben tomar parte y estar del lado de sus clientes o representados.

En la civilización Romana, nuestra antecesora, nos encontramos con cuatro funciones distintas de estos "funcionarios" que les daban nombre y en los que podemos ver a los antecesores de los Notarios:

En la compilación legislativa de Justiniano Augusto (527-565), se encuentran grupos de normas que regulaban la actividad del "Tabelión", así como los requisitos documentales

Mas tarde, en la Constitución o compilación de León VI el Filósofo, el libro de Leparca o libro del Prefecto contenía una serie de exigencias requeridas a la persona del Notario, quien debía tener muchas virtudes y gran sabiduría.

La invasión de los pueblos Bárbaros acabó o, mejor dicho, cambió la realizad socio-política de Europa y surgieron nuevas "instituciones" jurídicas y educativas que tuvieron mucho que ver en los inicios de los notarios tal y como los vemos hoy en día.

En la Universidad de Bolonia donde había un grupo de jurista, los "glosadores", comentadores de textos de derecho, se puede decir que nació la enseñanza o los estudios de Notarías y su influencia en las Naciones vecinas hacen aflorar diversas normas reguladoras de la actividad notarial.

En España un impulso importante en materia notarial representa la labor de Fernando II el Santo que tradujo y desarrolló el Fuero Juzgo en el cual se impone a los notarios de conocer a otorgante y testigos; recogiendo este mandato, y por primera vez, la fe conocimiento.

Su hijo, Alfonso X el Sabio, entre los años de 1256 y 1268 promulgó el célebre código "Las siete partidas" en el cual se regulaba la organización notarial, su función y su forma de trabajar. La influencia de este código y sus artículos ha inspirado en cierta forma la legislación notarial actual